Metaverso

Toda tu identidad podría vivir pronto en «tokens de alma» en la web3, dice el cofundador de Ethereum

  • 28 mayo, 2022
Toda tu identidad podría vivir pronto en «tokens de alma» en la web3, dice el cofundador de Ethereum

«Tokens de almas» para una sociedad descentralizada en el Metaverso

Toda tu identidad podría vivir pronto en

El fundador de Ethereum quiere aportar un poco de alma al mundo de la cadena de bloques.

A principios de este mes, Vitalik Buterin fue coautor de un documento en el que esbozaba su visión de una «sociedad descentralizada» (DeSoc) en la que los individuos acumulan un registro permanente de méritos y atributos que se almacenan en carteras privadas de blockchain como criptoactivos no comerciables.


Los autores denominan a esas insignias de logros «tokens de alma» (Souldbound Tokens, SBT).

«Imagina un mundo en el que la mayoría de los participantes tienen Almas [carteras digitales] que almacenan SBTs correspondientes a una serie de afiliaciones, membresías y credenciales», escriben los autores, sugiriendo que su idea de SBTs podría parecerse a algo así como un CV basado en la Web3.

«Por ejemplo, una persona podría tener un Alma que almacena SBTs que representan credenciales educativas, historial de empleo o hashes de sus escritos u obras de arte», dice el artículo.

A diferencia de un token no fungible (NFT), que es un activo digital coleccionable que puede negociarse o venderse, los SBT están diseñados para no ser negociables, algo más parecido a una insignia de Boy Scout que a una tarjeta de béisbol.

Según el documento, un individuo obtendría SBT de otras Almas dentro de la sociedad descentralizada. Una universidad, por ejemplo, podría emitir SBTs a sus antiguos alumnos para verificar que se han graduado en esa escuela.

Para ser claros, esto también significa que las SBT no van a sustituir realmente a las NFT. Los dos activos digitales, en teoría, cumplen funciones diferentes. Mientras que un NFT está diseñado para ser comerciable y actuar como un activo financiero, un SBT, sugiere Buterin, se supone que sirve como prueba de carácter, más que como prueba de riqueza.

Pero, como atestiguan los autores, la propuesta entraña grandes peligros.

Para empezar, todo el asunto suena similar a la idea de China de crear un «sistema de crédito social» que supuestamente castigaría a los ciudadanos por demostrar un mal comportamiento ideológico. Dado que los SBT se expiden a los individuos sin su consentimiento, el sistema podría utilizarse para marcar «letras escarlatas» a las personas, lo que convertiría la tecnología en una herramienta ideal para los estados autoritarios.

Una sociedad construida sobre los SBT podría incluso reforzar la discriminación de forma indirecta. Una base de datos de SBTs podría proporcionar un marcador para «automatizar la identificación de grupos sociales desfavorecidos o incluso dirigirlos a un ataque cibernético o físico, aplicar políticas migratorias restrictivas o realizar préstamos predatorios», escriben los autores.

Por esta razón, Buterin y sus coautores consideran que los individuos podrían necesitar la opción de «quemar» u ocultar sus SBT al público, eligiendo revelarlos sólo cuando sea necesario.