Metaverse Marketing

Cómo afectarán la descentralización y la Web3 a la empresa

  • 18 junio, 2022
Cómo afectarán la descentralización y la Web3 a la empresa

A medida que la Web3 se convierte en una nueva e importante industria en el sector de la tecnología emergente, se plantea cada vez más la pregunta, como ha ocurrido con cada ciclo anterior de innovación digital, de cómo implicará a las empresas y a las TI.

Con todas las innovaciones del mundo, puede ser difícil separar la señal del ruido cuando se trata de temas a menudo controvertidos como la criptomoneda, el blockchain o las NFT. Aunque no reciban mucho respeto en ciertos sectores, tampoco hay duda de que las innovaciones tecnológicas que sustentan estas tendencias han formado una importante ola de innovación bajo la rúbrica general de la Web3.

Las criptomonedas, la cadena de bloques y las NFT ya han pasado por numerosos ciclos de exageración y rondas de inversión. A pesar de las dificultades, la industria ha crecido de forma constante año tras año, incluso cuando partes importantes de la misma están sufriendo actualmente una de las mayores recesiones hasta la fecha. Pero estos ciclos parecen ahora inevitables en un mundo en el que las tecnologías exponenciales tienden a acelerar y magnificar los grandes acontecimientos. La pregunta ahora es si la Web3 se ha convertido en algo importante para la empresa.

La respuesta es la siguiente: Ahora creo que está demostrado que la Web3 es una categoría de tecnología importante para el mundo empresarial. ¿Debería la organización media invertir en la comprensión y realización de las densas capas de ideas y tecnologías altamente sofisticadas de Web3? ¿Es lo suficientemente importante e inevitable ahora como para justificar una inversión e innovación concertadas? Echemos un vistazo a lo que está ocurriendo en este espacio.

 

La Web3 ha crecido

Una de las pruebas de una tendencia tecnológica es su actividad de capital riesgo, que atrae a la actual generación de promesas y a los principales talentos a las nuevas oportunidades de campo. Aquí es donde Web3 tiene actualmente algunos puntos de prueba impresionantes: La respetada firma de capital riesgo Andreessen Horowitz ya está en su cuarto y mayor fondo relacionado con Web3, el Crypto Fund 4, que recaudó el mes pasado la cifra sin precedentes de 4.500 millones de dólares para una gama de inversiones relacionadas con el blockchain que darán cuerpo a «la próxima generación de la informática». Otra prueba es el número de aplicaciones descentralizadas o «Dapps», que se utilizan en los ecosistemas de Web3. Éstas han superado recientemente la marca de las 4.000 y están creciendo rápidamente, según el rastreador de la industria State of the Dapps. Hay otros puntos de prueba.

 

 

 

Lo que está claro para mí, después de haber rastreado y estado en primera línea -véase el nombre de este blog, por ejemplo- durante la anterior revolución de la Web 2.0 que cambió la industria hace una década y media, es que, como mínimo, las tecnologías subyacentes de la Web3 están aquí para quedarse. Se trata de una criptografía fuerte combinada con firmas digitales para las cadenas de transacciones de confianza, libros de contabilidad descentralizados y de propiedad colectiva como el blockchain para apuntalarlos, y almacenes digitales de valor a largo plazo como el Bitcoin. Por otro lado, son las bolsas de criptomonedas, los mercados de NFT e incluso las propias criptomonedas las que en gran medida irán y vendrán.

Entonces, ¿qué queda en la Web3 que sea realmente duradero e importante para la mayoría de nosotros?

 

Un futuro más repartido pero muy diferente

Como señalé en mi análisis inicial del fenómeno más amplio de Web3, hay un concepto muy importante incrustado justo en el núcleo de Web3: a saber, la descentralización, o la noción de que en lugar de que grandes secciones de Internet sean propiedad y estén controladas por entidades centralizadas, la propiedad se distribuye en cambio entre sus constructores y usuarios. El diseño de la Web3 está pensado para que sea intrínsecamente difícil de cooptar (aunque, lo que es importante, no imposible), ya que las reglas para la propiedad radicalmente distribuida están horneadas directamente en el diseño y las arquitecturas de las tecnologías subyacentes de la Web3.

Pero, ¿no es éste el mismo tipo de lenguaje ingenuo y new age en torno a la democratización de la tecnología que hemos visto a lo largo de la historia del medio? Prácticamente todas las olas de Internet y de la Web han tenido el empoderamiento y la facilidad de participación como uno de sus propósitos fundamentales. Con las empresas tecnológicas globales e incluso los malos actores que tienen un dominio cada vez mayor en estos ámbitos, estas ideas de apertura simplista y de intercambio colectivo masivo tienen ciertamente escépticos ahora. No es que Internet, la web o el mundo en línea no hayan conseguido aportar valor. Ni mucho menos. Es que siguen siendo cooptados por aquellos que poseen y ejercen una comprensión más sofisticada de las reglas subyacentes de estos nuevos mercados digitales.

 

El modelo central de Web3

Así que, precisamente con ese fin, una nueva generación de innovadores y emprendedores idealistas y de gran talento están utilizando ahora esa misma comprensión sofisticada en un intento de construir un universo digital más justo, más inteligente y mucho más inteligente que está diseñado ostensiblemente no para los iniciados en la tecnología, sino para el resto de nosotros. Debo aclarar que la Web3 también representa la construcción del mundo a escala masiva, basada en los interminables viajes que uno puede hacer a través de los diversos proyectos, iniciativas y marcos que se han creado para ella. Todo lo relacionado con la naturaleza del mundo digital parece estar siendo cuestionado y replanteado. Sobre cómo deberían funcionar los sistemas digitales de futuro hoy en día, quién debería poseerlos/controlarlos, cuán abiertos e inclusivos deberían ser, y qué aspecto tienen la confianza, la seguridad y la privacidad en un mundo digital cada vez más peligroso.

Entonces, ¿qué tecnología es la que más apuntala a Web3 y la convierte en lo que es? Muchos en el espacio consideran que la cadena de bloques (blockchain), una tecnología de la que fue pionera Bitcoin, es un nuevo bloque de construcción fundamental absolutamente vital para este futuro digital. Otros creen que, en realidad, el concepto de descentralización, que las cadenas de bloques encarnan pero no poseen en exclusiva, está conduciendo directamente a una competición por quién creará la próxima pila de software que dirigirá el futuro de Internet. Es posible que ambos tengan razón. Y empiezan a ayudarnos a entender cómo la Web3 afectará al mundo de la empresa, que evoluciona mucho más lentamente.

Así pues, ¿cómo se trasladarán a la empresa estos grandes experimentos que se desarrollan hoy en día en el ámbito rápido e hiperbólico de la Web3? Y si lo hacen, ¿qué importancia tendrán? Se trata de una pregunta que adquiere mayor importancia a medida que se aclaran las oportunidades y las disrupciones potenciales que trae consigo esta tendencia.

 

¿Qué es Web3 en la empresa?

Por un lado, con el tiempo la Web3 se convertirá casi con toda seguridad en un enfoque vital para el funcionamiento de nuestros sistemas informáticos. La descentralización es ahora una tendencia importante de la industria en la que insistirá un número creciente de consumidores de tecnología y también de empresas. En lugar de almacenar la información en nuestras propias bases de datos y ejecutar el código en partes de la nube por las que pagamos o que controlamos de otro modo, las empresas tendrán que acostumbrarse a confiar en los recursos de Web3 (datos, computación, etc.) y a compartir más ese control. Gran parte de los datos importantes que necesitamos para dirigir nuestras empresas se guardarán cada vez más en lugares más privados y protegidos, almacenados en blockchain y otros tipos de libros de contabilidad distribuidos. Con el tiempo, una parte creciente de nuestras aplicaciones será más parecida a los proyectos de código abierto y se ejecutará mediante contratos inteligentes que todas las partes interesadas podrán ver, verificar y acordar de forma transparente. Incluso nuestras empresas tendrán nuevas y extrañas filiales que en realidad están incorporadas por completo en el código, y que se ejecutan automáticamente por sí mismas, utilizando las entradas digitales de las partes interesadas (el nuevo accionista activo en el mundo de la Web3).

Y esto es sólo el principio. Los sistemas criptográficos y los libros de contabilidad de transacciones inmutables de Web3 han superado ya la prueba del tiempo para demostrar y mostrar el camino. Y aunque no es ni mucho menos la única forma en que evolucionará la tecnología (ya que el universo tecnológico es fácilmente lo suficientemente grande como para dar cabida a muchas grandes revoluciones a la vez), la descentralización está demostrando cada vez más ser una revolución fundamental. Web3 habla directamente de cambiar las nociones centrales y las tecnologías básicas que dirigen nuestras organizaciones, desde la tecnología de la información (TI) hasta la experiencia del cliente, pasando por nuestros modelos de negocio y estructuras de gestión.

Por supuesto, también se producirá una transformación más directa, como la simple aceptación de algunas formas de criptodivisas como pago o la emisión de propiedad intelectual en el de NFT. Pero estos no son los cambios profundos y significativos que se producirán con el tiempo. Hemos aprendido como industria que la transformación digital es un objetivo cambiante, y los postes de la meta se siguen moviendo con cada nuevo avance tecnológico importante. La Web3 es un avance de este tipo y, al igual que la Web 2.0 antes de ella, exigirá a la empresa que piense realmente en sus motivaciones y operaciones de forma muy diferente a la anterior.

 

 

La oportunidad empresarial de la Web3

Si la historia sirve de guía, a la mayoría de las organizaciones les resultará difícil y desigual adoptar muchas de las ideas inherentes a la Web3, desde las nuevas formas de financiación hasta la propia descentralización. Pero eso no quiere decir que no haya ya muchos buenos objetivos para los que las empresas puedan empezar a desarrollar estrategias y a experimentar con prototipos y pruebas de concepto específicas. La segunda figura de arriba es mi último mapa de los lugares en los que las organizaciones pueden probablemente emprender experimentos tácticos con las tecnologías e ideas de la Web3.

De él se desprende que hay al menos siete áreas clave en las que las empresas pueden empezar a aplicar la Web3:

  • Metaverso. Se ha especulado e invertido mucho en mundos virtuales basados en la realidad virtual o mixta, muchos de ellos basados en conceptos descentralizados. Muchos de los casos de uso interno de la empresa más valiosos (colaboración en equipo, incorporación, aprendizaje y desarrollo), así como los casos de uso externo (compras, mercados, experiencia del cliente) pueden realizarse utilizando una construcción metaversa. Los metaversos pueden ir desde los simples mundos virtuales que existen desde hace años, hasta servicios más avanzados y similares a la Web3 como Decentraland o Voxels.
  • Organizaciones Autónomas Distribuidas (DAO). El concepto de una DAO se plasma en un contrato inteligente, con las reglas publicadas para que todos las vean. Se emiten tokens y las partes interesadas tienen un proceso de toma de decisiones bien definido. Esencialmente un nuevo tipo de corporación digital, las DAO pueden utilizarse en un contexto empresarial para todo, desde la innovación abierta y la inversión hasta los servicios profesionales basados en la propiedad intelectual o los consorcios a escala industrial.
  • Aplicaciones Web3. Naturalmente, a partir de los elementos inferiores de la pila de Web3, se pueden construir aplicaciones útiles, que para las empresas incluirán aplicaciones empresariales internas que operen con datos descentralizados, aplicaciones de cara al cliente que realicen transacciones o proporcionen servicios de datos, y sistemas descentralizados de ERP y CRM, que apenas están empezando a surgir, como Energy Ledger para las cadenas de suministro específicas de la industria.
  • Economía de los creadores para Web3. Una de las áreas más vibrantes de Web3 es la de permitir la creación y el comercio de medios de comunicación y otros activos digitales, incluidos el arte, la música y las NFT. Muchas empresas se dedican a este negocio o tienen activos que pueden utilizar aquí, especialmente en mercancías, mercados de predicción, medios de comunicación empresariales, diseño y datos abiertos.
  • Cripto y activos digitales. Los negocios se basan en la monetización y las criptodivisas ofrecen un vertiginoso abanico de oportunidades que incluyen la conversión de programas de fidelización en monedas digitales, la emisión de tokens para la responsabilidad social de las empresas, la creación de monedas respaldadas por activos y materias primas, y mucho más. Aceptar la criptomoneda como pago es una de las vías menos estratégicas pero cada vez más útiles para su adopción.
  • Blockchain y libro mayor distribuido (DLT). Durante años, las industrias han estado hablando sobre el uso de blockchain para el seguimiento de la cadena de suministro, la detección de falsificaciones, el almacenamiento de datos, la lucha contra las amenazas de ciberseguridad, y mucho más. Todos estos casos de uso están ahora madurando y también han surgido algunos consorcios eficaces de blockchain específicos para la industria.
  • Descentralización. Algunos enfoques descentralizados están rehaciendo la actividad humana y las industrias a un nivel fundamental. Probablemente, la ciencia descentralizada o DeSci se encuentra entre las principales áreas de investigación y desarrollo. Otras áreas incluyen el trabajo descentralizado, el gobierno y, por supuesto, las finanzas, que se han convertido en la mayor de todas. En mi opinión, estas áreas de enfoque merecen su propia llamada porque son la transformación intencional de la Web3 de industrias enteras, y no sólo de organizaciones.

 

Por ahora, la mayoría de las organizaciones de la industria no tecnológica todavía no verán una gran presión competitiva para adoptar Web3 (aunque en el lado tecnológico, la guerra de talentos ya está comenzando con empresas como Google que están creando sus equipos de Web3). Y la lección del pasado es que éste es el momento perfecto para aprender las habilidades, experimentar y descubrir lo que funciona en una industria determinada mientras se tiene tiempo. La profundidad y la complejidad de las tecnologías subyacentes – para proteger la integridad de los sistemas, para evitar la cooptación por parte de una gran entidad y para asegurar los sistemas que manejan cantidades cada vez mayores de transacciones financieras (la capitalización total del mercado de las criptomonedas es de muchos cientos de miles de millones de dólares) – requerirá un esfuerzo de adopción más largo y más grande de lo habitual una tecnología emergente.

Aunque la Web3 por ahora seguirá siendo más el ámbito del director de tecnología (CTO) que del director de información (CIO), actualmente soy muy optimista sobre el potencial a largo plazo. Si se utiliza la iteración original de la Web y luego la Web 2.0 como guías previas, de la comunidad de startups de la Web3 surgirán (y ya lo están haciendo) vastas empresas nuevas que dominarán el mundo. Una parte de ello puede ser aprovechada por las primeras empresas que adopten la Web3.

Sin embargo, evaluar las oportunidades y aprovechar su potencial con éxito será muy diferente que en las generaciones anteriores. La Web3 está explícitamente diseñada para que sea intrínsecamente difícil para las empresas hacerse con el control o dirigirla. Pero la promesa está ciertamente ahí, siempre que las organizaciones estén dispuestas a renunciar a cierto control, que como he escrito, es una regla absolutamente primordial de los sistemas digitales. Web3 es un enfoque de ecosistema distribuido para lo digital, con un asiento en la mesa para todos los que quieran uno, que casi con toda seguridad dará lugar a una de las aventuras más quijotescas de lo digital hasta ahora, y quizás la más prometedora. Ahora es el momento de explorarla.